Turismo Sayaxché en el Pucté, Guatemala

rio_la_pasion_sayaxche_guatemala08

El Pucté, experiencia turística inolvidable en Sayaxché

Siempre se ha dicho que Guatemala tiene un potencial turístico increíble. En algunos casos, sus bellezas naturales o culturales son equiparables a las de grandes destinos mundiales. La gran diferencia es que en esas otras latitudes si están conscientes de ello y por eso los promueven. Aquí no. Pareciera que lo único que podemos ofrecerle al turista extranjero es Atitlán, Tikal y La Antigua Guatemala; lugares bellos y únicos a no dudarlo, pero da la impresión de que no tenemos nada más.

Uno de esos paraísos chapines apenas conocidos es el arroyo El Pucté. Este es un verdadero jardín submarino que puede apreciarse plenamente, gracias a sus aguas asombrosamente cristalinas, como si se tratase del más fino vidrio pulido. El arroyo Pucté es un afluente del Río La Pasión, al cual se llega, en lancha rápida, aproximadamente en una hora desde Sayaxché. Hay quienes lo han descrito como “un manto de satín ondulante”, en tanto que debajo de la lancha se puede admirar los verdes ocres y rojos que dan la idea de un bosque sumergido.

Contemplar ese espectáculo natural, fácilmente lo traslada a uno a otra dimensión. Ver las ninfas y otras plantas bailando bajo la corriente del arroyo, arrastradas por los vientos submarinos es como estar frente a una magna sala de danza clásica, solo que aquí los bailarines no abren sus brazos para agradecer los aplausos, sino simplemente  se conforman con beber la luz del sol y brindarle al espectador su belleza sin par.

El ser testigo de esta maravilla natural, lo invita a uno a a darse un baño en aquellas transparentes aguas o, si usted es un personaje sofisticado, aquí encontrará un pretexto incomparable para saciar su afición al buceo y fotografiar de cerca todo el esplendor que se reúne en este pedacito de edén.

Y falta decir que El Pucté no es sólo un arroyo de excepcional belleza acuática que alimenta con energría al río La Pasión. Es todo un santuario de vida silvestre que se compagina con otra serie de nacimientos de agua, con humedales y bosques tropicales.Y por si fuera poco, la gran diversidad de especies de flora y fauna lo han convertido en un área protegida, deido a que es uno de los últimos parches significativos de jungla al sur de la Reserva de la Biosfera Maya.

Entre las especies botánicas más comunes en El Pucté, se mencionan algunas especies de árboles como Jobo (Spondias mombin), Bitze (Inga leptoloba), Maculiz (Tabebuia rosea), El Pucté (Bucida buceras), Llora sangre (Swartzia cubensis), Zapote Bobo (Pachira aquatica) y otras especies, de las cuales se desconoce su nombre científico y sólo son referidos por sus nombres populares: Pico de Loro, Coralillo y Bolocanté.

El arroyo Pucté es uno de los lugares que han logrado escapar a la contaminación humana y por ello no puede evitarse la comparación con la superficie de algunos ríos cercanos que se deslizan entre botes vacíos de refrescos, bolsas de plástico, envases de duropor o de cartón parafinado etc… Hasta hoy, el Pucté mantiene intacto su encanto que se extiende por varios kilómetros y que al articularse con otros sitios igualmente fascinantes, como la laguna Cráter Azul y el arroyo San Teodoro, que también merecen un comentario aparte.

También es un lugar privilegiado para la fauna local.  A pesar de que hay actividades humanas en el entorno, la extensión de El Pucté puede garantizar la viabilidad a largo plazo de poblaciones de fauna que necesitan grandes extensiones de terreno. La presencia en ambas áreas de rastros de felinos y herbívoros grandes como el jaguar (Panthera onca), la danta (Tapirus bairdi) y el jabalí (Tayassu tajacu) le dan un carácter especial. Otras especies de mamíferos indicadores de ambientes prístinos son el mono araña (Ateles geoffroyi), mono zaraguate (Allouatta pigra) y venado cola blanca (Odoicoleus virginianus).

Felinos como el puma (Puma concolor) y el tigrillo (Leopardus pardalis) han sido reportados Debido a la reducida extensión del área, el aislamiento ecológico y las perturbaciones humanas, los depredadores grandes como el jaguar y el puma han desaparecido localmente y tampoco están presentes los grandes herbívoros, como la danta y el jabalí. El Pucté está conectado a toda el área de Petexbatún y por ello sobresale por su gran riqueza de aves acuáticas residentes y migratorias y las poblaciones de reptiles y peces, que residen en grandes extensiones de humedales en el área.

Se han reportado al menos 33 especies de aves para el Refugio, entre las cuales se mencionan aves acuáticas como los cormoranes o malaches (Phalacrocorax olivaceus), el garzón blanco (Casmerodius albus), las egretas (Egretta thula) y algunas aves rapaces como el águila pescadora (Pandion haliaetus). Otras especies de aves en peligro de extinción presentes en varias de las áreas protegidas son el loro coroniazul (Amazona farinosa), el halcón enano (Falco rufigularis), la lechuza (Tyto alba), el buho blanquinegro (Ciccaba nigrolineata), aguililla caminera (Buteo manirostris) y el águila elegante (Spizaetus ornatos). También se han observado guacamayas rojas (Ara macao) que aunque no anidan en esta zona, se considera que estas áreas son importantes en su ruta hacia la Reserva de Biosfera Montes Azules en México. Asi que no lo puede pensar más. En su próxima agenda de turismo de aventura, el arroyo El Pucté tiene carácter de imprescindible.

rio_la_pasion_sayaxche_guatemala08
Sayaxché, Río La Pasión