Sayaxché: enorme potencial turístico

rio_la_pasion_sayaxche_guatemala

Río la Pasión, Sayaxché

 A usted, al igual que a muchos guatemaltecos, le encanta su país y se siente orgulloso cada vez que pueda hablar o mostrar a los amigos extranjeros que de cuando en cuando vienen por acá, esas impresionantes fotografías o esos magistrales vídeos donde se muestra lo más bello de este país: Tikal, Atitlán, Chichicastenango, El Castillo de San Felipe y La Antigua Guatemala. De repente Semuc Champey, las nebulosas cumbres de Los Cuchumatanes o el Volcán de Agua. Hasta ahí porque no hay nada más para lucir (Salvo, claro está, que sea usted un excursionista empedernido y se haya ido a meter “hasta allá por donde el diablo dejó la cola” y tiene evidencias muy distintas de las que ofrecen los “paquetes turísticos tradicionales”.

Infortunadamente, hay muchas; mejor dicho muchísimas otras opciones de buen turismo en Guatemala que no son aprovechadas, por no decir, desestimadas. Podríamos hablar, sólo para citar algunos cuantos ejemplos, del Nacimiento del Río San Juan, en Huehuetenango -una auténtica gema paisajística de ensueño- que muy pocos guatemaltecos conocemos. O el Parque Natural Ixpanpajul, en plena ruta entre Río Dulce y Flores, Petén. O Sayaxché, cuyo Río La Pasión es su principal atractivo porque sirve de cobijo a todo un tesoro natural, arqueológico y social como pocos lugares en el mundo.

Hora de “descubrir” Sayaxché

 Todo consiste en que usted tenga el ánimo necesario para realizar un buen viaje turístico, pero sabiendo que es de esos viajes que habrán de resultar inolvidables y que, bueno es decirlo, no están exentos de alguna posibilidad de aventura. Así que decídase a olvidar por unos días las comodidades de la ciudad, prepare sus arreos de viaje, revise muy cuidadosamente su 4 x 4 y ¡listo! Decídase a descubrir un paraíso en su propio país.

Tendrá que enfilar por la Carretera al Atlántico hasta alcanzar el famoso cruce de las Verapaces, a la altura de El Rancho. Al cabo de un rato de disfrutar del paisaje estará usted arribando a Salamá. Si lo desea, puede hacer aquí un alto para descansar o comer algo. Abundan los buenos restaurantes, especialmente de comida típica. Luego, directo hacia Cobán, la mitológica cabecera departamental de Alta Verapaz. De aquí, a conducir los 69 kilómetros que separan el límite departamental de Alta Verapaz hasta la cabecera municipal de Sayaxché, por medio de la ruta 11 que conecta al Municipio con la carretera Interamericana (CA-13 y 14) por la parte Norte y Sur, respectivamente. Usted notará que hay interconexiones desde aquí hacia otras comunidades, en su mayoría por medio de caminos balastrados. Si decide incursionar por estos lares en invierno, vaya preparado porque el tránsito es muy difícil en esa época. También tenga presente que hacia algunos lugares poblados solamente se puede tener acceso por vía acuática.

Además, podrá darse cuenta que existe otro tramo de 34 kilómetros de carretera asfaltada que comunica a Sayaxché con el municipio de La Libertad, pasando por las comunidades de Rancho Alegre y El Subín. En fin, ya una vez instalado en Sayaxché sólo es de ordenar el itinerario de las visitas a los sitios previamente elegidos. Mejor si entre sus previsiones estuvo la contratación de un guía local. Esto es recomendable, aunque no sea la primera vez que visita el Río La Pasión.

Sin duda será difícil elegir entre un menú tan variado como el que tiene a su alcance. El Río La Pasión está muy lejos de ser la fuente de agua contaminada a causa de la actividad industrial que tiene lugar en sus cercanías, según lo que le han vendido los medios de comunicación. Al contrario. Este es un verdadero refugio de flora y fauna, de naturaleza en todo su esplendor, junto a vestigios esplendentes de nuestra historia precolombina. ¡Todo en uno!

Si usted decide visitar ese maravilloso sistema ecológico conocido como Laguna de Petexbatún, aparte de extasiarse con el idílico paisaje que ahí encontrará, deberá tener en cuenta que las empresas dedicadas al cultivo de palma han emprendido importantes campañas para evitar el uso de jabones o detergentes, a fin de reducir el impacto en el medio ambiente y contribuir a la preservación del ecosistema.

Debe tener presente, además, que aquí se permite nadar y sus aguas cristalinas invitan a ello. Sin embargo ¡ojo! No olvide que este es un santuario de vida natural y de vez en cuando se acercan los cocodrilos, tan peligrosos como los mosquitos que pululan por el sector.

Pero sin duda usted ha escuchado hablar del Parque Nacional El Rosario, declarado así el 10 de octubre de 1980. Pues bien, es la ocasión de conocerlo, de olerlo, de palparlo, de vivirlo. Esta es una extensión de 79 hectáreas, donde abundan los bosques, los cuerpos hídricos de diversa magnitud pero sinigual belleza, uno de los cuales es una laguna cuyas aguas son asombrosamente claras. Para llegar a El Rosario desde Sayaxché se cruza el Río La Pasión en Ferry, el cual opera las 24 horas. Si usted lleva el equipo adecuado, se permite acampar aquí o en el sitio El Ceibal, que se encuentra muy cerca de este lugar.

La enorme cubierta vegetal que contiene, juega un papel importantísimo en el equilibrio ecológico, debido a que en el mismo habitan diversas especies de animales, especialmente aves migratorias que anualmente descienden en este espacio. También es posible observar algunos tepezcuintles, pizotes y monos. Y, tal como ocurre en casi todo el territorio petenero, las víboras y otros reptiles se pueden observar con mucha facilidad.

¡Y pensar que antes de su declaratoria para preservarlo, este sitio era un aserradero que arrasó con enormes cantidades de bosques madereros!

Y por si fuera poco, hay otros atractivos turísticos, ahora de carácter arqueológico (aparte del mencionado en el párrafo anterior) y entre los cuales destacan Cancuén, Aguateca, Dos Pilas y Tamarindito.

Con estas pinceladas, muy breves e incompletas por cierto, sin duda usted coincidirá con nosotros en que es positivo darle un break este año a Atitlán, Sololá o La Antigua y lanzarse a conocerse un lugar precioso e incomparable ¡Aunque no lo encuentre en la mayoría de catálogos turísticos que promueven al país como destino!