Otros misterios del Río La Pasión

Contaminación Río La Pasión

 Arroyo de Piedra

 Contaminación Río La Pasión. Un recorrido por el Río La Pasión puede ser toda una experiencia emocionante, porque además de extasiarnos con sus aguas espléndidamente limpias y libres de contaminación, podemos darnos cuenta, a medida que navegamos, que son incontables los lugares que vamos descubriendo durante el trayecto; todos con algo o mucho para decir… y maravillar.

Para empezar un recorrido de esta magnitud, debemos recordar que el Río La Pasión tiene una longitud de 345 km desde su nacimiento en las montañas del norte de Alta Verapaz. Ahí se le conoce con el nombre de río Chajmaic y al adentrarse varios kilómetros cambia por el de Sebol y finalmente, ya en territorio petenero, se le conoce como Río La Pasión. Durante su recorrido es alimentado por numerosos afluentes que, además, drenan una parte importante del departamento de Petén. Más adelante, en el oeste, se une con el Río Salinas y ambos forman el río Usumacinta, el cual se interna en territorio mexicano hasta desembocar en el famoso golfo de México, en aguas atlánticas.

Durante su recorrido, sin duda uno de los lugares más atractivos es la laguna Petexbatún, la cual es alimentada porlos riachuelos Aguateca y El Faisán y, a su vez, le da origen a un río que lleva el mismo nombre de la laguna y que es, ni más ni menos, uno de los tributarios del Río La Pasión.

Los historiadores están seguros que del lago Petexbatún se proveían de agua los habitantes de Dos Pilas, la famosa ciudad Maya fundada en el año 629 D de C, luego de la caída de Tikal. De paso, cabe señalar que también existe un refugio natural de igual nombre, Petexbatún, el cual abarca un área boscosa de 40 kilómetros aproximadamente, donde habitan regularmente gran cantidad de garzas, águilas y otras aves.

La presencia de importantes sitios arqueológicos, como la mencionada Dos Pilas y Ceibal, Itzán, Aguateca, Tamarindito, Punta de Chimino y otros, formaron lo que algunos arqueólogos han dado en denominar “El Estado de Petexbatún”. Hay suficientes indicios de que este territorio llegó a ejercer gran influencia entre tantas ciudades mayas, pero al final fue abandonado cuando esta civilización colapsó y sólo algunas pocos emplazamientos, como el caso de Ceibal, fueron nuevamente habitados aunque posiblemente por grupos étnicos ajenos, probablemente los Mayas Putunes, que habitaban las tierras más bajas del Norte.

Los mayas Putunes era una etnia maya considerada paralela a la civilización maya precolombina. Según autores, estos son identificados y asimilados a los chontales de Tabasco. Tuvieron su asiento principal en el delta de los ríos Usumacinta y Grijalva, una región de ríos, riachuelos, lagunas y pantanos en donde predominaba el transporte acuático.

Este territorio fue abandonado en el periodo clásico tardío, cuando la civilización maya sufrió un colapso ocurrido de sur a norte y que embargó virtualmente a toda la región del Petén que había estado por siglos bajo su dominio. Algunos sitios, pocos, volvieron a ser habitados más tarde, como en el caso de Ceibal, aunque posiblemente por grupos étnicos foráneos (posiblemente los mayas Putunes que regresaron de las tierras más bajas del norte.

Arroyo de Piedra, ciudad olvidada

 Pese a que los sitios arqueológicos circundantes al Río La Pasión y Sayaxché han recibido amplia publicidad, todavía hay algunos que son escasamente conocidos, aunque no menos importantes para la historia arqueológica del país. Uno de ellos es Arroyo de Piedra, del cual se estima que alcanzó su mayor esplendor hacia la parte media del período Clásico Maya (250-900 D de C). Se localiza a mitad de camino entre el noreste de Dos Pilas y el oeste de Tamarindito, aproximadamente a 3 km de cada uno de estos lugares.

Fue durante un tiempo un centro de relativa importancia en la región, pero con el apogeo de Dos Pilas, prácticamente Arroyo de Piedra quedó relegado a un lugar secundario en el Estado de Petexbatún. Ahora bien, la arquitectura de este lugar es muy diferente de la de Dos Pilas y de la de Aguateca, pero tiene similitudes con la de Tamarindito.

Los glifos revelan que Arroyo de Piedra y Tamarindito formaron una unidad política, antes de que Tikal estableciera en la vecindad a Dos Pilas como la gran fortaleza del Estado, por lo que fue relegada a un segundo plano.

Parece ser que la ciudad de Arroyo de Piedra fue abandonada en el siglo XVIII, después del colapso de Dos Pilas y la desintegración de los vínculos que mantenían el control político de la zona. Esto habría sido el resultado de los grandes conflictos y constantes enfrentamientos bélicos entre los dos grandes y poderosos centros hegemónicos del mundo Maya: Calakmul y Tikal.

Por un tiempo se creyó que Dos Pilas y Arroyo de Piedra habían compartido el estado de centros o capitales de la región, pero investigaciones posteriores revelan enemistades y lucha de poder. Alrededor del año 761 los enfrentamientos eran más destructivos sobre las ciudades y los habitantes debilitando en consecuencia sus estructuras sociales. Esto tuvo gran peso en su decadencia.

Se han encontrado glifos que indican una relación entre el señor o rey de Arroyo de Piedra y de Dos Pilas sin tinte antagónico y se presume algún tipo de nexo social o incluso de sangre. Varios glifos siguen sin ser descifrados, haciendo difícil el completar los enigmas producto de las relaciones entre estos sitios.

La similitud arquitectónica de Arroyo de Piedra con Tamarindito revelaría más tarde un vínculo fuerte entre ambas ciudades. Demarest, arqueólogo que estudió la región, indica que Tamarindito y Arroyo de Piedra derrotaron al rey de Dos Pilas. Incluso, se sugiere que tras su captura tuvo lugar su sacrificio.

Una visita ineludible

 En su próxima gira por el Río La Pasión recuerde que al no ser una fuente contaminada, puede aprovechar para conocer algunos sitios especiales que tiene, como ocurre en el caso del emplazamiento arqueológico Arroyo de Piedra. Para llegar se toma un bote en Sayaxché hasta alcanzar Paso Caribe y Posada Caribe. Desde este punto se puede completar un circuito turístico aventurado hasta Dos Pilas en unas tres horas, y en el camino pasa por Tamarindito y, poco después, tendrá frente a sus ojos la maravillosa Arroyo de Piedra.

Eso sí. Recuerde que se trata de un recorrido un tanto agreste y solo transitable a pie o en bestia. Si lo visita en época de invierno recuerde que esta circunstancia puede complicar un poco el paso, porque la ruta se vuelve un poco más pesada a causa del suelo mojado y el lodo que se forma. En Posada Caribe puede encontrar hospedaje en las meras orillas de Petexbatún, aunque si lo prefiere puede pernoctar en alguno de los muchos hoteles de Sayaxché, la ciudad urbanizada más cercana, pero disponerse a emprender la ruta navegable a temprana hora.

Contaminación Río La Pasión